La última carta para WHM. 

Buen día, Cómo va tu corazón hoy?

Debo admitir mi creencia sobre la gloria, que no hay gloria en el pasado puesto que toda la gloria es algo que reproduce en nuestra memoria. Nuestra memoria es tan frágil, así buscamos las evidencias concretas de que la gloria haya sido convertida en nuestra realidad de hoy. No encontrarla hoy tal momento significará que no ha habido una, y así sé que no hubo ninguna. Me dices que soy uno de ellos que olviden la gloria de nuestro tiempo. Sí, era un tiempo de cobre, no de oro. Tan caro, tan útil, tan puesto y tan hermoso, pero no permanente. Veo que este cobre ya está parcialmente oxidado, y así se queda como una obra de arte. Agradezco mucho por esa memoria. Pero no me permanezco en el museo. Sé que vienes cazando más bocas y más cuerpos durante este proceso de oxidación. Me exiges que te escriba, tal cuando tengas tantos cuerpos para quemar en tu altar. Pero ya que no vivo en el museo, no soy uno de las ofrendas en tu altar. No habrá una palabra larga ni respuesta. Todavia podrás escribir contando tu historia si quieres, que sea corta o larga, pero no me pondré escribir una larga mia.

Un día cuando reflexionaba que nuestra relación era como el principito y el zorro. Me corregiste que éramos el principito y la rosa. Una hermosa mentira fue, pero con esa palabra construía el presente de esa época. Todo el tiempo yo era el zorro, y aún me quedo en el campo cazando las gallinas y evitando los cazadores peligrosos. La domesticación ya está borrosa. Me vine salvaje, y así me sigo en esta ciudad. Camino por las calles buscando cómo comer gallinas días y noches. Los cazadores los somos, y con tanta cantidad de ser no ha quedado mucho que comer en esta ciudad. Los humanos no entienden cómo compartir su ofrenda, y están preocupados en quemarla todo solos para su Dios. No hay una simpatía o empatía para mí, un zorro del salvaje, y sin esta capacidad de empatía no veo cómo su Dios les salvará, porque a mí me parece todo contrario.


Admito que por allá viene mi libertad. Un derecho fundamental de ser odiado. No me importa cómo los humanos me perciben, porque hasta otra domesticación seré salvaje de nuevo. Mi ser es cazar las gallinas y los corderos para comer, mientras tanto los humanos los necesitan para ofrecer a su Dios en el altar (Qué gran mentira es, porque al fin los comen ellos no Dios). Buenos Aires me permite lo que pueda hacer, pero hay que saber bien las calles porque todo está oculto. Afuera de la calle no se ve nada, y cuando entres a un lugar subterráneo te sorprendes por lo que no imaginabas que fuera. No es una ciudad de hormigas donde todo trabaja. Más es una ciudad de saltamontes donde hay música, teatro, concierto y fiesta. Una historia de niñez nos quiere esclavizar diciéndonos que debemos ser hormigas para sobrevivir en inviernos, pero aquí esta ciudad ha demostrado que aún con la vida de saltamontes nos basta sobrevivir. La crisis sigue, económicamente y políticamente, pero no hasta moralmente. Aún hasta, esta ciudad hubiera podido ser una vanguardia.

Escribo, invierto mi tiempo en las palabras y construyo una ciudad sobre las letras. Es un destino de esta ciudad capaz, tal como ha levantado desde el principio, una ciudad de letras españolas. No me alegro de que haga yo el maltrato destino, pero alegro de no perder mucho tiempo. Y no quiero perder más tiempo así que te dejo de leer. Así ya sabes que tengo una vida alegre, me va bien el asentamiento personal, y me gusta lo que hago. En tu carta no hay más emoción sino sólo preguntas. Así te respondí más que esperabas, como último. Diría que dejases de cazar los zorros. Somos una criatura tan triste competiendo con los humanos como tú. Pero por favor por lo menos tú no me digas que estés cazando a los zorros para proteger a las gallinas y los corderos de ofrenda a Dios. Por lo menos tú dime que tienes deseo de comerlos sin tener excusa de Dios. Nunca he tenido este honradez de tu parte, y aunque lo sepa por dentro, ya no estamos en el pasado ni en la gloria. Cuídate.

De tu pasado zorro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s