La filosofía de rompecabeza

“Cuándo la ignorancia habla, la inteligencia calla.”

En la hora de comunicación informativa, por ejemplo en el café conversando de un tema o en la aula tomando curso, solemos tener muchas palabras en el aire que ocupan, ahogando el ambiente con su cantidad pesada de entender, pero al fin las palabras no dejan nada concreto. Tienen ya esta experiencia?

Hoy quiero narrar sobre la filosofía de rompecabeza, y es fácil resumir así: los que no ven el dibujo entero suelen gastar tiempo describiendo cada pieza. Sí, imaginamos aquí 1000 piezas para complementar un solo dibujo lo cual podrás nombrar como; economía, política, arte o humanidad, lo que sea. Si uno no ve el dibujo entero que está escondido detrás de 1000 piezas juntos armadas, empieza hablar de cada pieza. Para él o ella, para tener sensación de que sí ha entendido la verdad, debe describir toda la pieza ante otros (sí, ‘debe’ describirlo por su arrogancia de su capacidad de entender. Es lo que Scorates odiaba que ellos desarrollan una irónica lógica hablándose). Entonces pareciera que tuviera mayor conocimiento porque habla detalles, pero ojo, ellos ni han visto el dibujo entero por eso habla tanto. 

“La verdad no es algo que memorizar porque consta de una sola lógica. Cuando uno entienda esa lógica, no hace falta memorizar los detalles.”

Los que ven las piezas quieren acumular más piezas, tenerlo en su caja, para mostrarles a otras personas de su riqueza. Pero los que ven el dibujo, no quieren acumular las inútiles piezas sino prefieren intercambiar y compartir las piezas porque su única meta es ganar lo justo necesario para adivinar el dibujo. Una vez que tengan una vaga idea del dibujo entero, ya saben cómo complementar y qué piezas necesitan para terminar el juego. Qué triste que mucha gente piensa y actúa como tener más piezas les salvará de soledad. Cada vez acumule más pieza, verá que más inútil se vuele uno, porque entre tanto no se encuentra el único sentido de acumular las piezas: ver el dibujo entero detrás de las piezas. 

Así que no hablemos de las tendencias. Hablamos de las teorías. Las tendencias se las ven en las piezas dado que en cada pieza se describe la subida y bajada, las líneas cortadas y dibujos incompletos. Los casos de estudio también forman parte de estas piezas puesto que no es un dibujo entero sino se describen como ejemplos de él. No obstante, cuando hablemos de las teorías, intentamos ver más allá de las piezas para llegar a una idea del dibujo completo. Sí, puede ser que es solo una adivinación, pero vale mucho más que una descripción de una pieza, porque por lo menos pone más piezas posibles en cuenta. A eso referimos inteligencia; la capacidad de incluir más datos en una estructura para ponerla en prueba de su contracaso y excepción. 

En este sentido, es una lástima de que nuestra institución educacional no tenga inteligencia. Solo pretende que sí tenga, malgastando tiempo y recursos. Esta ignorancia es un delito extremo porque, además de no hacer su verdadera función, resulta limitar y empeorar las posibilidades de mejor futuro: la humanidad con dignidad. La pobreza económica, la injusticia política, la desigualdad social, la bipolarización internacional Norte-Sur y demás asuntos humanos polémicos son el bruto de esta ignorancia. Nosotros lo merecemos, sí, porque nos enseñamos cada minuto de la ignorancia, hablando de las piezas no del dibujo.

Según Hesse, por tal razón el hombre estepario se puso triste cuando escuchaba un discurso de un hombre famoso por su inteligencia. Hasta aquí llegamos nosotros, la humanidad, todavía sin saber qué estamos haciendo y qué deberíamos hacer.

Al fin si le gusta el dibujo final o no, es otra cuestión. Es la cuestión de gusto, no de capacidad ni de inteligencia. Capaz el dibujo sea algo grotesco, pero así ha sido la vida para describir. La evaluación del arte no depende del arte sino de la capacidad de audiencia que lo ve. Prefiero llegar a ver primero el dibujo y después criticar y evaluarlo, en vez de criticar y evaluar cada piezas sin llegar a ver el dibujo entero. 

Ahora entonces, qué hablarás?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s