El primer restaurante armenio que fui (Scalabrini y Cerviño)

Vivir en una ciudad metropolitana me permite tener varias experiencias nuevas que todavía no he tenido hasta ahora. Sí, uno podría pensar que he tenido bastante experiencia dado a este año que tengo y con la certeza que he viajado y he vivido muchos países distintos, pero la verdad, me es aún exótico algo de Europa del Este y de África.

Entonces dónde fuimos hoy por la cena me dio una extraña sensación, porque contenía un ambiente árabe al mismo tiempo algo europeo(o algo de latinoamericano, puede ser). Pedí una lasaña de berenjena y tomate, y compartí más falafel de garbanzos. La entrada venía con Hommus de garbanzos, y pedímos una botella de vino casero. La comida fue agradable, el ambiente estaba tranquilo y más importante era la gente con la que compartía todo esto, la cual ya me empiezan marcar sus huellas en un capítulo importante de mi vida. Entré al restaurante, y la pared gritaba:


¡Alégrate y alégranos!
Porque junto a nosotros
Eres huésped, hermano.
Eres huésped, amante y amado,
Para ti, mi honorable servicialidad,
Comidas de mil variadas clases,
Y el vino puro y sagrado.

Así es, la prioridad de que ponga a la gente ante el trabajo y el dinero. Somos seres de relación, no de posición. Entonces agradecí mucho a la gente con la que podía compartir este poema. El poema decía todo, y por eso es un poema aunque sea de corta longitud. Somos reflexiones de cada uno mismo, y así nos encontramos interaccionando con los demás. Entonces miré al espejo a ver a qué encontrar. Mi figura, mi intención de capturar el momento y más allá de mi ser, había un ser conjunto y había nadie. Escuchaba la conversación y me encontraba en un silencio entre tantas palabras en el aire. No sé si la interacción humana es como la metáfora de paradoja de Zeno, que uno alcanza pero nunca llega al otro que adelantaba. Si uno no esfuerza alcanzar todo el tiempo, podría disminuir la brecha de la distancia que tienen los dos individuos?

 
Bueno, aquí voy.

Para conocer a la gente con mayor profundidad, para pasar el tiempo en alegría como el poeta armenio nos aseguraba, y para aventurar más y más (acaso no todo es una aventura?). En este camino, espero probar que la paradoja de Zeno sea equivocada, que sí podemos alcanzar y entender a otro individuo. Qué ricos tiempo y cena que pasamos, y no quiero que éste pase doblando a un tiempo insginificativo. Espero que todo tenga un sentido y valor. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s