El blanco rojo, un punto de encuentro chileno en Argentina

En los domingos camino por la feria de San Telmo. Tanta veces que he ido, ya me sorprendo ver un nuevo puesto en el camino a Defensa. Lo que cambia de esta escena es la gente, cada fin de semana con caras diferentes, nuevos visitantes y extranjeros. En esta calle Defensa, hay sola lógica: la lógica de acumulación. Uno quiere vende, y otro está dispuesto en comprar. Uno acumula capital económico, y otro acumula capital cultural. Este intercambio genera una escena de mercado callejero, y no registrado a mí parecer. A veces encuentro a unos amigos que venden comida artesanal vegana o vegetariana, y con mucha gana la compro para vacilar la calle con unas mordidas ricas y envidiosa. En la mañana de los domingos, soñando si hubiera sido mejor tener otra mordida a la carne humana bajo cobija.

A otra calle paralelo de Defensa, hay un nuevo local que se llama El blanco rojo. Fran, un amigo suizo-argentino, me enseñó este local diciendo alto de su especialidad, una empanadas de cordero. No, no he probado esa empanada que no me atraía morder, pero sí he visto a mis amigos gustando de la empanada. Además, donde sea que sirva una cerveza artesanal, como de la moda corriente en Buenos Aires o a través del mundo en donde vivimos, genera unas buenas memorias y posibles nostalgias, por joventud compartida.


Lamentablemente, esta joventud me da un sabor a ají, a hamburguesa y a cerdo. Pica hasta sudar, engrasa hasta satisfecharme, y desvalora hasta extrañarla en pronto. Evitar estos sabores irónicamente demuestra su valor verdaderamente inevitable, porque si son de verdad malos uno no los evita sino no piensa del principio porque no vale la pena malgastar su tiempo en una porquería. Capaz así San Telmo sabe de joventud, dándole a la gente una nostalgia de sus tiempos extrañados y le ofrece una sensación de recuperarlos.


Y aquí encontré una hamburguesa de estilo chileno con merkén, un tipo de ají proveniente de Chile sureño. No lo he probado, pero he reído con una cerveza leyendo el menú. La creatividad de burlar me pareció significante y así merece el respeto. Habrá mucha gente que busque este menú en este local? Que sea o no, debe ser rico al pensar la representación argentina sobre el estilo chileno.

Para añadir, el hummus se hace mejor en Clot.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s