Incorporación reciente a la aplicación de encuentro virtual

Mi llegada tardía a este mundo virtual no va a representar de mi incapacitad digital. Como me permanezco en la generación bastante reciente y abierta a las nuevas tecnologías, sí hubiera debido no empujar estas aplicaciones sino aceptarlas como la parte vital de nuestra realidad donde vivimos. Sí, hubiese, pero no hace falta registrarme tardíamente a ese mundo, dado que este mundo todavía sigue creciendo y incorporándome así tengo más ventajas relativamente que los pioneros.

No será absolutamente verdad si digo que nunca había echado un vistazo a estas aplicaciones. Mentiría si dijese que sí. Durante estos primeros vistazos no me aguantaba poner el pie en esa territorialidad, por las preguntas pendejadas que se hacen, y por las discriminaciones permitidas como racismo, lookismo, nacionalismo, sexismo y edadismo. Era un mundo todavía libre de regulación moral y legal, así abordando la libertad de expresión, las preguntas tenían solo espinas sin flor. La imaginación humana caía, porque todo era basada en la visualización fotográfica modificada. No había erotismo sino solo porno, dado que no había comma emocional sino solo signo de exclamación. 

Han Byung-Chul, el filósofo reconocido en la academia alemana, declaró también que esta tendencia mundial, donde el signo de exclamación tiene mucha validez, proviene de la demanda de transparencia entre individuos y organismos. Así la luz entra a lo privado, y explorando al mundo que demanda visualización transparente, uno destruye su propia privacidad. Así uno pierde su propio control de construir su identidad. Esas aplicaciones, por lo menos a mí considerar, eran las herramientas para esa deconstrucción en el marco micro. 

Entonces, me preguntarán por qué ahora? Me lamento que no voy a abastecer la claridad a esta pregunta vacía. Primero, porque he conocido durante tanto tiempo algunas parejas fatalmente enamoradas por haberse conocido por dichas aplicaciones, y segundo también he conocido durante más larga longitud bastantes individuales abandonados y rechazados. No planteo generar una drama en mi vida, así no tengo tanta expectativa cinemática de la relación o de la vida. Pero demasiada gente se vincula al protagonismo teatral donde solo uno recibe aplauso mientras la luz se ponga encima. 

Esta atención, o amor como algunos la nombran, es un resultado de juego de poder entre individuos. Uno se la da, y otro la recibe. Hay gente que vive comiendo la atención de la gente alrededor. Mientras más recibe la atención, se hace más poderoso, orgulloso y confidente. Y otra gente que le da atención, mientras más que le da, más requiere recibir su demostración de cuido como intercambio. Si no recibe lo suficiente, se deprime. Mi respuesta de la pregunta anterior viene de la ruptura de estas observaciones. Los dadores son la fuente de poder, no receptores. Así mientras más le da, uno debe sentir más poderoso, orgulloso y confidente, puesto que receptores no sobreviven sin lo que les da. Un Igual mecanismo pasa en el mundo democrático, donde la población no siente competente ante su gobernante. 

Esta realización me conllevó a incorporar al mundo virtual que yo había abandonado por mucho tiempo. No me quedó la critica sino empatía. Aun no podría entender a todos que me hagan preguntas, pero tengo un poco más de confianza de hacer una flor entre todas espinas que me dan. La meta es sembrar las semillas y esperar, hasta que se enflorezcan en un punto de la vida. Regar el agua mientras, o sea dar mi esfuerzo y atención, será mi deber entonces. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s