Sky Costanera

El sol ya se ponía y se quemaba luciendo todo color naranjo. Daba la luz sobre el aire contaminado del centro. Tanto tiempo vivía en esta ciudad pero nunca me había ocurrido subir al Costanera Center, el edicficio más alto en toda América Latina. ¿Por qué era? Capaz subir hacia más arriba no es mi idea, sino para ampliar más al lado. De todos modos, hoy tuve una motivación para subir a Sky Costanera por un amigo con el que estoy viajando. Le pregunté que si le gustaría subir al mirador y me dijo que sí simplemente. La semplicità é la massima sofisticazione. Había que cumplir la satisfacción. Así subimos al mirador, y así después de la escena que el sol me entregó sobre la ciudad, me arrepentí de haber subido mucho tiempo antes. Sky Costanera ofrecía un lugar simpático y romántico. Ningún otro edificio lo podía ofrecer. Es como un gigante dominando el aire, ante sol, para llegar hacia más cerca al cielo. Ante este gigante, la ciudad le obedecía con órgen y humildad. Se ha arreglado las líneas de formación como las de ejercito.


Más que el atardecer que el principito gozaba, me gustó mucho la compañía que tuve durante la visita. Sin palabra, no adivino nada de la semilla que se puso en su cabeza. Cómo está creciendo y en qué dirección el sol está alimentándola son fuera de mi capacidad de inyectar. Pero me hubiera gustado mucho si la semilla romantizara el toque del sol y agua que le cayen encima. Algún momento sí escapará de la cabeza proyectando y mostrando cuán ha crecido. Va crecer más y aun más cada tiempo que pase, y un día sí va a ser un árbol viejo; Un árbol añejo siempre le da más abrazos.

El 62º piso estábamos, llegando a 3000 metros erectos del nivel de mar. Tenía mucha razón nombrarlo Sky Costanera así. Después de atardecer, cuando la obscuridad dominaba el aire de la ciudad, Sky Costanera emitía la luz verde por hoy noche. Al fin, me dio una idea de que la dominación de este gigante ante la humilde ciudad no viene de su exquisita posición sino de la capacidad de dar la esperanza a la ciudad: su mensaje es la modernidad y desarrollo. La posibilidad de empezar del nivel de mar al nivel de cielo, cómo la vida nacimos del mar y después llegando al cielo. Me gustó su color verde, y le otrogué una imaginación de que esa luz verde fuera una corona que se puso al edificio. Ya estás, Costanera, por tu corona Sky Costanera tú has podido ser un rey de esta ciudad, y de esta región desde Rio Bravo hasta Patagonia. La inversión pagó un enorme retorno.

¿Volvería? Sí, volvería. Por la gracia de la memoria que me regaló ese lugar. Por la gracia de la compañía que me acompañó ese tiempo. Ya en unas horas estaríamos en el avión llegando a Chiloé. ¿Qué más memoria compartiríamos? El comienzo de este viaje partió óptimo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s