Cuando uno toque la puerta

Todavía me cuesta mantener la mirada, después de tantos prácticos y enseñanzas que los maestros me habían indicado. Quizá esté perdiéndola por algunas razones. Esa mirada que se intercambia en la película A Single Man capaz fuera extraordinaria, pero aun siendo así, es realizable. No se necesita aplicaciones para encontrar a las personas en ese sentido, si no hubiéramos perdido esa mirada leyente a la mirada esas pantallas. Hoy, aprendí que la mirada no es todo, sino que es sólo un fragmento de todo el proceso. No era bastante la mirada de alma, en un mundo en donde toda la persona está en búsqueda de ser entendido. Más experiencia la llevo madurando, pero cada día la inmadurez me crece por mí dentro; capaz la hemos llamado miedo, y así sabemos que el miedo crece día tras día cuando uno envejezca. El toque y las palabras vienen como secuencia de la mirada. Será un poco difícil en una fiesta electrónica donde el sonido digital cubre fuerte a las voces análogas.

Después del intercambio de mirada, me acercó y me dijo

– Me llamo Coco, ¿y tú?

Le dije mi nombre, pero no se lo escuchaba bien por la alta música. Se lo repetí. ¿Cuál sería el significado en nombres, cuando sabemos que la rosa olería de misma dulzura, independiente de cómo la llamaríamos?

Me dijo que vino de Francia. ¿Cuál sería la importancia de saber de dónde vinimos, cuando no aseguramos hacia dónde vamos? Igual le dije que de dónde vine, de varios países que he venido viviendo. Sentí su mano apretando mi cintura y otras veces a mi hombro. Le pregunté qué hacía en Buenos Aires. No escuché bien lo que me dijo, pero algunas palabras que pude agarrar eran voluntario y personas con discapacidad. Y después no dije nada y me puse en ritmo de música. Y luego me di cuenta de que todas esas preguntas que me hizo, y también le hice, no importaban. O, no era de momento adecuado. Lo que queríamos preguntar en ese momento capaz sea:

– ¿Besarás a alguien esta noche? (Will you kiss anyone tonight?)

Esta festival musical me gusta mucho, pero sí también tiene mucho defecto. Es cierto que es un lugar donde los jóvenes bailan drogados. Un amigo me mencionó que capaz soy único sobrio bailando así todo el tiempo. Coco ya se había ido, marchado de mi vista. Yo seguí allá, aun más cerca a la mesa principal. Vi mucha más mirada, pero ninguna me motivó. Si, la vida no se procura ser perfecta para ser una maravilla. De todos modos, nos enamoramos en las cosas que no podemos obtener. ¿Será que me alimento con muchas dudas? Borges dijo que la duda es uno de los nombres de la inteligencia. ¿Será que soy tan inteligente que no sé cómo abrir la puerta cuando uno la toque?

Fue una noche que me sentía como Alicia en el país de las maravillas. Fue un instante como un sueño. Fue una lección. Entre todo que fue instante, fui alegre de saber que todavía siento emociones. Linda noche fue.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s