Salir del Clóset; un análisis comparativo de las novelas y cómo percibirlo en la realidad

Todos nosotros tenemos nuestro propio espacio psicológico; y se describe bien en una novela histórica La Plaza (1960) de Inhoon Choi, contando una narrativa de lo que sucede durante la guerra coreana. En su novela, se revela dos espacios; uno es el espacio de vida pública y social que se nombró la plaza, y otro es el espacio de vida privada nombrado el clóset. En la cultura occidental de actualidad cuenta una expresión salir del clóset como la entrada a la vida pública de tanto los homosexuales como las minorías sexuales. Nadie puede vivir solo en la plaza o en el clóset, que uno vive en un balance, adelantando y retirándose entre dos espacios psicológicos mencionados. En dicha novela coreana, la ideología política dominó representando los dos espacios: la plaza como la ideología comunista y el clóset como la capitalista. Había una etapa de vida uno ejerce vivir en un sólo espacio psicológico; hay que elegir vivir expuesto con todos los demás o vivir escondido lejano de los demás. Dicha novela muestra la dificultad de vivir en un sólo espacio, perdiendo el balance de vivir en los dos espacios simultáneamente.

En Chile hay un corto cuento que se llama El Árbol (lectura disponible en: http://www.letrasdechile.cl/Joomla/images/el-arbol.pdf), escrita por María Luisa Bombal, y en ella podemos percibir la misma historia humana. Los protagonistas de dicho cuento también presentan dos espacios; la plaza y el clóset. En la plaza uno interactúa con otros y en el clóset recarga su ego para salir a la plaza. Para Luis, el marido, su espacio público es su oficina donde trabaja y realiza tratados con otros hombres. Dijo; “soy un hombre muy ocupado. Se llega mi edad hecho un esclavo de mil compromisos.” Para él, su casa es el clóset donde puede tener un instante relajamiento para preparar el día siguiente. Él quiere descansar mientras Brigada, su esposa, lo interrumpe constantemente.

No hay que culpar a Brigada por su molesto a su marido. La razón por la cual Brigada interrumpe la vida privada de Luis es porque la casa es la plaza para ella, donde ella debe interactuar con otras personas. Ella entra a su cuarto de vestir, un clóset, cada vez que necesite estar sola herida de la indiferencia de su marido. Así ella “apenas pasaba a su cuarto de vestir, su tristeza se disipaba como por encanto.” Siempre que ella está cansada de la interacción humana, entra a su cuarto de vestir. Todos tipos de ese clóset son las cámaras herméticas que nadie más puede percibirlos, así uno siente asegurado dentro de dicho espacio psicológico.

Pero la comisión de vecinos ha derribado el árbol lo cual bloqueaba la luz solar de la ventana del cuarto de vestir. Ya hay iluminación al cuarto privado y ella puede tirar miradas por la ventana hacia el mundo abierto. Esto es una realización psicológica que derrumbó el balance que había tenido Brigada entre la vida pública y la vida privada. “Y toda aquella fealdad había entrado en sus espejos… Le habían quitado su intimidad, su secreto; se encontraba desnuda en medio de la calle.” Por eso, su plaza ya no era la casa, sino se convirtió al mundo, como la de su marido Luis. En ese momento, ella comprendió que su clóset era una ilusión y mentira. Necesita encontrarse un clóset pripio para sí misma, no como un clóset que un árbol artificialmente bloqueaba la iluminación. Esto fue la razón por la que ella se empoderó y pudo dejar a su marido. Ella dijo saliendo de la casa; “porque han derribado el gomero.”

Esta lección literaria se observa en la realidad chilena actual. Salir del clóset ya no es un paradigma solo para los homosexuales sino para todas las personas discriminadas en el juego de poder desbalanceado. Cuando Luis tenía una vida pública (la oficina, el mundo) y otra privada (la casa), Brigada solo tenía una vida pública en la casa, donde representaba la vida privada de su marido. La igualdad viene cuando ella salió de la casa, teniendo realización de que había más espacio psicológico de vida pública afuera de la casa. Ya no se esconde en un cuarto de vestir para mentirse y justificarse. Ya sabe confrontar y declarar el mismo derecho que uno debe obtener como seres humanos.

La Fundación Iguales en Chile ejerce derribar el gomero para la sociedad, y aquí está una de sus actividades:

Decidí hacer una pequeña investigación entonces, sobre dicha fundación y su influencia en formar política pública participativa en Chile para avanzar el tema de derechos igualitarios orientados a la minoría sexuales como trans. El portal de su página web nos informa dicha orientación hacia dónde vamos la sociedad conjunto, pero falta indagar la influencia directa o indirecta de dichas actividades bajo el marco científico político y social. Ya contamos a mucha gente saliendo de la casa hablando fuerte de su voz, cada día más fuerte, en un espacio público, así acelera el proceso de participación ciudadana en formar políticas públicas generando tensión entre sostener la gobernabilidad y acrecentar la representación por la parte de poder ejecutivo (De Piero, 2010).

Vamos, ¡Chile!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s