Inundación romántica que cada vez empeora

Fui a La Boca para turistear con mi amigo que está de visita a Buenos Aires. Me preguntaba cuál proyección tengo hacia mi futuro, y su pregunta me puso pensar por muchas horas. Al momento que me preguntaba, le contesté que quería tener una vida estable con una pareja prometida y todo, pero luego me di cuenta de que mi respuesta era demasiado demente. Por ejemplo, si uno dice que quiere casarse sin tener una pareja actual, significaría dos implicancias; 1) está bajo presión social de estar una vida estandarizada como de tener una familia, 2) valora más el matrimonio que la persona quien forma parte de dicho matrimonio. Decirle que quería tener una vida estable era una respuesta egoísta entonces, porque esta proyección es MI proyección y el futuro de mi pareja no está contado. Acaso la aceptación valora más que la proyección hacia una persona, ¿no es?

De verdad la convivencia que pasé última vez por un mes me hizo recordar mucho las convivencias pasadas en mi vida, la cual me hizo otra vez romantizar el hecho de tener una pareja y una vida estable. A veces me cuesta impensable porque cada año o dos años me mudo a otro país así tener una vida estable me ha sido un lujo. Uno preguntaría si las personas de tercera cultura pudiesen establecerse en un lugar geográfico. La identidad está formada como la de visitante, y sabes que en un tiempo determinado se va de la visita, alejándose aun más lejos del romanticismo relacional.

Irónicamente, estas visitas me hacen pensar más aspectos románticos sobre la relación humana.

Al regresar de La Boca, empezó llover fuerte. Acompañé hasta un cierto punto a mi amigo en el bus 29 pasando por la avenida Santa Fe, y me bajé por la esquina Julián Alvarez. La avenida estaba inundada que no me podía mover desde la esquina, así escapé huyéndome a un café de dicha esquina. No consumí nada estando adentro del café, pero los empleados me entendían por la fuerte inundación. El agua subía hasta la pantorrilla, pero la gente igual caminaba por la calle con sus zapatos mojados.

Cesó la lluvia, por una temporalidad. pero en el borde de la calle seguía siendo inundada. Al momento de querer cruzar la calle para regresar a casa, no me pude cruzarla sino mirar con los ojos perdidos. La inundación seguía, formando un pequeño rio. Esta inundación cada vez empeora, cuando así llueve fuerte en esta ciudad. Cuando regresé a casa, también los compañeros de casa estaban trabajando para sacar agua fuera del piso. Había que matar tantas cucarachas refugiadas que habían escapado del catástrofe.

Y pensaba; capaz una relación romantizada también será así. Cada vez empeora, y he de matar montón de pequeñas consecuencias que estaban escondido bajo la tierra. Me detendrá cruzar hasta que yo decida mojarme con las lluvias y agua corriente por la calle.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s